¿Por qué las ranas tóxicas no se envenenan con su propia ponzoña?

Estimated read time 3 min read
Tiempo de lectura estimado: 2 Minutos
Phyllobates terribilis, es la rana (y para muchos el ser vivo) más venenosa del mundo. | Crédito: Wilfried Berns / Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0)

De acción inmediata y mortal, la ponzoña de las ranas venenosas ataca al sistema nervioso. Entonces, ¿cómo sobreviven a su propia naturaleza?

Pequeñitas, silenciosas y fosforescentes, proliferan en el espesor profundo de la selva amazónica. «Sólo unos pocos miligramos de tetrodotoxina pueden ser fatales», sentencia Popular Science. Y es cierto: con una pizca de sus ponzoñas, algunas ranas venenosas pueden acabar con multitudes en un santiamén. Entonces, ¿cómo sobreviven estos animales multicolor? Aquí te lo explicamos.

Un mecanismo de defensa natural

Antes que nada, habría que esclarecer que la ponzoña de las ranas venenosas —así como la de las serpientes, alacranes y otros animales en la naturaleza— es un mecanismo de defensa contra posibles depredadores. Por su tamaño y fisiología, un anfibio de apenas unos cuántos centímetros difícilmente podría defenderse contra los lagartos y mamíferos que las depredan en su entorno natural.

Pero la pregunta prevalece: ¿cómo es que las ranas venenosas no se matan a sí mismas al entrar en contacto con estas toxinas letales? A fin de cuentas, muchas veces la secretan para proteger su piel, o conviven con estas sustancias en su saliva. Así lo explica el periodista de ciencia Geoffrey Giller:

«LOS ANFIBIOS TIENDEN A ALMACENAR SUS VENENOS DENTRO O SOBRE SU PIEL, PRESUMIBLEMENTE PARA AUMENTAR LA PROBABILIDAD DE QUE UN DEPREDADOR POTENCIAL SEA DISUADIDO O INCAPACITADO ANTES DE QUE PUEDA COMERLOS O HERIRLOS GRAVEMENTE», ESCRIBE EL ESPECIALISTA PARA KNOWABLE MAGAZINE.

Foto de Oleksandr Kuzmin / Unsplash

¿Cómo obtienen las ranas venenosas estas sustancias tóxicas?

Foto de Henry Ravenscroft / Unsplash

Muchas de estas sustancias tóxicas son verdaderamente poderosas, ya que impactan directamente al sistema nervioso de manera casi inmediata. Algunos sapos venenosos las tienen en sus sistemas de manera natural. Entre ellas, figuran las siguientes:

  • Tetrodotoxina
  • Epibatidina
  • Bufotoxinas

Lo más probable es que estas especies de ranas venenosas hayan tomado un camino evolutivo que les permitió ser resistentes a estas neurotoxinas mortales. No sólo eso: existe evidencia de que metabolizan estas sustancias de sus alimentos, de manera que «obtienen sus toxinas de ciertas hormigas y ácaros en su dieta, deben transportar las toxinas desde el intestino hasta las glándulas de la piel», explica el especialista.

La resistencia a estas toxinas sigue sin convencer a algunos científicos. Sin embargo, la destrucción del hábitat de estas especies y la crisis climática global hacen que sea cada vez más difícil conocer su verdadera naturaleza. Sobre todo, porque los ejemplares desaparecen —a veces, incluso, sin que lleguemos a saber de su existencia.


Radio City Córdoba https://radiocitycba.com.ar

Estamos con vos las 24 horas de forma ininterrumpida, no dudes en consultarnos
Contacto: [email protected]

No te pierdas

Elección del autor

+ There are no comments

Add yours

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.